«La esencia de la fotografía es escribir con luz; la esencia de la película instantánea es escribir con luz al instante»

Edwin Herbert Land

Como una apasionada de las cámaras Polaroid que ha encontrado en cada clic del obturador una conexión mágica con la instantaneidad de la vida, la noticia de la Polaroid I-2 encendió la llama de mi curiosidad y deseo. Mis Polaroids antiguas y las no tan antiguas, han sido testigos de mi historia visual, pero la promesa de la I-2 abre la puerta a un nuevo capítulo lleno de posibilidades y descubrimientos emocionantes.

Cámara SX-70 Sonar

Mi pregunta inmediata: ¿será mejor que la Polaroid SX-70?

Mis manos tiemblan de anticipación ante la idea de sostener la Polaroid I-2, de explorar sus características modernas y dejarme llevar por la creatividad que promete. Las historias de influencers que han elogiado sus encantos solo aumentan mi emoción, convirtiéndose en un eco resonante de lo que podría experimentar una vez que tenga la cámara en mis manos. ¿Podré hacer fotos al menos tan buenas como algunos de elles?

El miedo inicial de invertir una suma considerable de dinero, que lo que vale la cámara no es moco de pavo, se desvanece ante la emoción de la nueva aventura que se avecina. Estoy lista para sumergirme en el proceso de dar vida a más instantes mágicos, de capturar momentos que no solo decorarán mis paredes, sino que también se convertirán en tesoros que sostendré en mis manos una y otra vez.

Una de las primeras fotos…subexpuesta total!! 😥

Lo que más echo de menos en este momento es poder compartir mis primeras impresiones con el mundo. Habrá fotos que no podré compartir por ser de mi hijo o de menores, porque lo primero que fotografiaré será a mi familia.

Múltiple exposición con Flash

Quiero sumergirme en la experiencia de la Polaroid I-2 y traducir las emociones que surgen en palabras que transmitan la magia que promete. Todo un reto para mi porque no soy muy buena en expresar con palabras lo que siento, pero será más que una revisión técnica; será un relato emocional de cómo la I-2 se integra en mi vida y enriquece mi relación con la fotografía instantánea si cabe aún más.

Foto de un árbol con nieve…subexpuesta!

Así que aquí estoy, con el corazón palpitante de expectación, lista para recibir a la Polaroid I-2 en mi vida y dar rienda suelta a mi creatividad. Que cada clic del obturador sea una melodía que resuene con las emociones del momento, y que cada impresión sea una huella tangible de mi viaje fotográfico con la encantadora Polaroid I-2. ¡Que comiencen las nuevas impresiones!